Nuestra valía no depende de lo que hagamos, de nuestras conquistas o, en definitiva, de nuestro rendimiento, sino del Amor que nos ha creado, que ha soñado con nosotros y nos ha afirmado «antes de la fundación del mundo» (Ef 1, 4)
(Del libro de Lucas Buch, Esperanza y castidad).

Anuncios