Perdemos el tiempo preocupándonos demasiado de nosotros mismos. Ya se ocupa Dios de nosotros. Hay que liberar la mente y el corazón para empezar a orar: Dios mio! Jesús de mi vida! María Madre!

Anuncios