Acostumbremos a dar gracias a Dios por pequeños o grandes beneficios. Por ejemplo,   la velada de ayer tan grata con buenos amigos: ¡gracias, Señor, gracias! Cada vez descubriremos más que hemos de vivir en una permanente gratitud a nuestro Dios.

Anuncios