Saber escuchar es algo grande. Podríamos llegar a un tiempo imaginario en el que la gente pagase para ser escuchado, a tanto por hora. Escuchar supone ponerse en el lugar del otro, aprender del otro. Modificar prejuicios erróneos, abrirse a la empatía, dilatar nuestro corazón.

 

 

 

Anuncios