Oremos a nuestro Redentor, que por su cruz nos
ha salvado, y digámosle, confiados:
Por tu cruz, sálvanos, Señor.

Hijo de Dios, que por el símbolo de la serpiente de
bronce sanaste al pueblo de Israel,
protégenos hoy de las heridas del pecado.

Hijo del hombre, que fuiste elevado en la cruz,
como la serpiente fue elevada por Moisés en el de-
sierto,elévanos hasta la gloria de tu reino.

Hijo unigénito del Padre, que has sido enviado al
mundo para que todo el que crea en ti no perezca,
concede la vida eterna a los que buscan tu rostro.

Hijo amado del Padre, que has sido enviado al mun-
do no para condenar al mundo, sino para que el
mundo sea salvado por ti,concede el don de la fe a todos
nuestros familiares y amigos, para que obtengan la salvación.

Hijo eterno del Padre, que viniste a prender fuego
a la tierra para que el mundo entero ardiera,
haz que vivamos de acuerdo con la verdad y lle-
guemos a la luz.

Anuncios