La paz del mundo depende más de lo que cada uno aportemos, en la vida ordinaria, (sonriendo, perdonando, quitándonos importancia), que de las grandes negociaciones de los Estados, por necesarias y relevantes que estas sean (Mons. Fernando Ocáriz, entrevista por Teresa Gutiérrez de Cabiedes, en “Alfa y Omega”).

Anuncios