En el Parque de Berlín, de Madrid, se  conservan tres pilastras procedentes del tristemente recordado Muro que separó durante décadas el mundo comunista y el mundo occidental.  Los muros y las fronteras son como cicatrices de guerras y odios del pasado. El verdadero progreso busca tender puentes para facilitar una concordia fraternal entre todos los hombres.

Anuncios