Una mirada puede encerrar mucho desprecio

La cara es el espejo del alma. Nunca mires con desprecio a nadie, aunque tu repuesta ante una petición tenga que ser negativa. Una mirada despectiva a un mendigo, a un anciano, a un inmigrante, es un dardo silencioso que hiere a quien más necesita ser reconocido en su dignidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.