La cara es el espejo del alma. Nunca mires con desprecio a nadie, aunque tu repuesta ante una petición tenga que ser negativa. Una mirada despectiva a un mendigo, a un anciano, a un inmigrante, es un dardo silencioso que hiere a quien más necesita ser reconocido en su dignidad.

Anuncios