El patriotismo es parte del 4°  mandamiento. Es amor a la propia tierra y a la propia gente con apertura y receptibilidad ante los demás. Por contraste, el nacionalismo es un obsesivo y enfermizo afán por excluir al otro, por afirmarse negando al otro,  contraponiendose al otro.

Anuncios